Asamblea diocesana del Pueblo de Dios

Comentar
El miércoles 25 de mayo, la Diócesis de San Justo celebró una nueva Asamblea del Pueblo de Dios. La misma se llevó a cabo en las instalaciones del Colegio Parroquial de San Justo, contando con la presencia del obispo Mons. Eduardo García, el presbiterio y miembros de las comunidades parroquiales de la diócesis.

La recepción musical, estuvo a cargo de jóvenes de la pquia. Ntra. Sra. de Itatí, favoreciendo un clima festivo. Luego, se da inicio formal al encuentro con la entonación del himno Nacional Argentino, una oración especial, y las palabras de Mons. Eduardo García.

Frente a la comunidad, el obispo, destaca la diversidad de los presentes, tanto en edad como en modos en que han entrado en el “camino de la Iglesia”, y que cada uno con su historia, hoy puede unirse en un “mismo llamado”. A ello, agrega que “hoy la Iglesia nos invita a vivir ese llamado y esta pertenencia de un modo particular: a través de la mirada sobre la realidad, sobre la vida, sobre lo que la gente, nuestro pueblo, vive”. Recuerda también el camino que viene transitando la Iglesia a partir del Documento de Aparecida, haciendo hincapié en reconocer la necesidad de volver a las raíces, volviendo a ser “discípulos y misioneros”, y poniendo a la Iglesia en “estado de misión”. 

Asimismo, señala que “el discípulo verdadero es misionero porque con su vida está mostrando aquello que cree, con su manera de obrar, de pensar, de ser, de decir, de amar; misionero es aquel que por ese modo de vivir contagia y entusiasma con su propia vida”. Además, resalta que esta idea comenzó a ser un llamado para toda la Iglesia: la dulce y confortadora alegría de evangelizar. Observa la importancia de una conversión pastoral, que implica repensar toda la “vida eclesial” desde la “misión eclesial”, para que el mensaje llegue más y a todos. Por último, resalta el desafío de una Iglesia en salida: tener la mirada atenta a qué es lo que pasa, qué es lo que se necesita y aceptar los dinamismos de la vida y acompañarlos.

A partir de esto, se comienza a trabajar en modo colaborativo, líneas de acción orientadas a plantear cómo hacer para que el camino pastoral sea más misionero. Esto se lleva adelante en bloques definidos de: Educación, Familia, Niños, Jóvenes, Solidaridad y Catequesis. Al finalizar los trabajos, se pone en común las conclusiones, destacándose propuestas de integración social, cercanía con la comunidad y vinculación diocesana.

Además, durante el encuentro, se compartió un mensaje del Presbiterio diocesano, que se encuentra celebrando la Semana Pastoral. En el mismo, reconocen las alegrías y motivaciones de sentirse discípulos misioneros con esta porción del pueblo matancero, la fidelidad y entrega del laicado, los flagelos de las comunidades, y las fragilidades propias de los pastores.


Por último, se cierra el encuentro en la Catedral, con la celebración de la misa en acción de gracias por vivido en esta  Asamblea, y se dio el envío misionero a las nuevas autoridades de las comisiones diocesanas.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada